Parece obvio que para enseñar, primero hay que saber. No me imagino a un profesor de autoescuela que no sepa conducir ¿no? Bueno este ejemplo igual no sirve. Mi profesor era un legionario retirado lleno de tatuajes que se reenganchó al volante. Solo te digo que cuando...

leer más